Proyecto de Ley impulsa la Educación en Emociones para Río Negro

Proyecto de Ley impulsa la Educación en Emociones para Río Negro

Proyecto de Ley impulsa la Educación en Emociones para Río Negro

El Legislador Mario Ernesto Sabbatella ha presentado un proyecto para que la Educación dé por fin un giro hacia la realidad más profunda y más transformadora del ser humano: sus emociones. Está empíricamente demostrado que una persona obtiene éxito en su vida en un 70-80% gracias al conocimiento y bueno uso de sus habilidades emociones. Es de suma importancia fomentar una educación que estimule y desarrolle la salud emocional y satisfacción personal, la resiliencia, la tolerancia a la frustración y automotivación, entre otras habilidades emocionales. No solo para cada individuo sino para la sociedad toda.

 

El proyecto de ley para la implementación de la educación emocional en el nivel inicial, está inspirado en el trabajo del Psicólogo Lucas Malaisi, quién es presidente de la Fundación Educación Emocional Argentina, autor de varios libros e impulsor de un proyecto de ley sobre educación emocional. Malaisi explica que “El desarrollo de habilidades emocionales contribuye a disminuir conductas sintomáticas como las adicciones, el abandono escolar, las depresiones y los suicidios, la promiscuidad, la violencia, el bullying o la baja tolerancia a la frustración. La idea es educar en las emociones antes de que enfermemos”.

 

 

La ley N° 26.206, Ley de Educación Nacional, en su artículo 20 promueve una educación integral y establece como objetivo de la educación “promover el aprendizaje y desarrollo de un proceso de formación integral de una familia y de una comunidad…”. Asimismo esta ley estima esencial “promover en los/as niños/as la solidaridad, confianza, cuidado, amistad y respeto a sí mismo y a los/as otros/as”, así como recepta la importancia de la educación integral, en tanto hace hincapié en el esforzarse por conseguir el máximo desarrollo según sus capacidades y posibilidades.

 

Siguiendo con estos postulados el siguiente proyecto de ley busca desarrollar, a través de la enseñanza formal, las habilidades emocionales de la población, con el fin de que cada individuo pueda desarrollarse plenamente y alcanzar una mejor calidad de vida.

 

El sustento normativo del derecho a la educación emocional se desprende de la Ley.

 

La inteligencia emocional agrupa al conjunto de habilidades psicológicas que permiten apreciar y expresar de manera equilibrada nuestras propias emociones, entender las de los demás, y utilizar esta información para guiar nuestra forma de pensar y nuestro comportamiento. Ahora bien, para alcanzar dicha inteligencia, es precisa una previa educación emocional, entendiendo por esta el “proceso de enseñanza de las habilidades emocionales mediante el acompañamiento y apuntalamiento de la persona en el ejercicio y perfeccionamiento de las mismas”.

 

La OMS (Organización Mundial de la Salud) propone el desarrollo de las “Habilidades para la vida” en 1986. En 1993 elabora un nuevo documento centrado en la Educación (LifeSkillsEducation in School) en el cual define dichas habilidades como “capacidades para adoptar un comportamiento adaptativo y positivo que permita a los individuos abordar con eficacia las exigencias y desafíos de la vida cotidiana”.

 

Prensa Mario Ernesto Sabbatella

Prensa Sabbatella

Responder

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cerrar